El Museo de Arte Público de Madrid, antes llamado Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana, que alberga diecisiete esculturas abstractas de autores españoles, se encuentra ubicado en Madrid (España), bajo el puente Enrique de la Mata Gorostizaga, que une la calle de Juan Bravo con la de Eduardo Dato sobre el paseo de la Castellana, entre los distritos madrileños de Chamberí y Salamanca.

La inauguración del puente en 1970 inspiró al artista Eusebio Sempere la creación del espacio como forma de acercar el arte moderno al ciudadano de a pie, aprobándose su realización en el verano del año siguiente. El proyecto fue realizado en compañía de José Antonio Fernández Ordóñez y Julio Martínez Calzón, dos de los ingenieros encargados de la construcción del puente junto con Alberto Corral López Dóriga.

Las obras fueron donadas por los artistas o sus herederos, muchos de ellos amigos del propio Sempere. Muchas de las esculturas fueron creadas especialmente para el recinto, haciéndose cargo el ayuntamiento de los gastos de materiales e instalación.

La inauguración oficial del museo tuvo lugar el 9 de febrero de 1979, aunque estaba abierto al público desde 1972. Este desfase se debió al problema que supuso la instalación de la escultura de Chillida, ideada expresamente para ser colgada de los pilares del puente mediante gruesos cables de acero. Los ingenieros dictaminaron que ello no suponía ningún problema, pero el entonces alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, se negó aduciendo razones de seguridad, ya que la escultura pesa 6.150 kilos. Por ello, en abril de 1973, se retiró de su emplazamiento, con lo que se transformó en un símbolo de lucha a favor de la democracia. Finalmente, en 1978, el alcalde José Luis Álvarez autorizó su colocación, hecho que se llevó a cabo el 2 de septiembre.

El museo ocupa 4.200 m2, la mayoría de los cuales se encuentran bajo el tablero del puente, existiendo a los lados unas zonas ajardinadas. Justo bajo el comienzo del puente, a la altura de la calle Serrano, hay una cascada y después el recinto desciende en tres sucesivas terrazas, enlosadas en granito y unidas entre sí mediante escaleras, hasta alcanzar el nivel del paseo de la Castellana.

La cascada, que termina en un estanque rodeado por unos pequeños bancos y en cuyo centro se halla una escultura de Martín Chirino, fue diseñada también por Sempere utilizando diversos módulos de hormigón blanco. Sobre ella hay un pequeño paso para peatones con barandillas iguales a las del resto del puente. En esta zona se ubicó antiguamente la calle Martínez de la Rosa, llamada «de la Ese» por el recorrido que seguía entre Serrano y la Castellana.

En la zona inferior se encuentra la escultura de Chillida. Este lugar iba ser originariamente ocupado por una fuente obra de François Baschet. Otra escultura que no llegó a colocarse fue una de la escultora Alicia Penalba, al otro lado de la Castellana, donde actualmente sólo se encuentra una obra de Pablo Serrano.

Fuentes:

Wikipedia

CityTour

Anuncios